La Casa Europa

La Casa Europa

Las 14 características del fascismo por Lawrence Britt


El politólogo Lawrence Britt, en un artículo sobre el fascismo ("Cualquier fascismo?", Free Inquiry) y mediante el estudio de los regímenes fascistas de Hitler (Alemania), Mussolini (Italia), Franco (España), Suharto (Indonesia) y Pinochet (Chile), encuentra los 14 elementos en común que llama: "Las características definitorias del fascismo".

Las 14 características son:
El nacionalismo de gran alcance y constante
Los regímenes fascistas tienden a hacer uso constante de las máximas, consignas, símbolos y canciones patrióticas, y otras cositas. Las banderas están en todas partes, y los símbolos de las banderas en la ropa y las demostraciones públicas.

Disgusto por el reconocimiento de los Derechos Humanos
Por miedo a los enemigos y la necesidad de seguridad, el pueblo en los regímenes fascistas es persuadido que los derechos humanos pueden ser ignorados, en algunos casos, "por necesidad". La gente tiende a mirar hacia otro lado o incluso a aprobar la tortura, las ejecuciones sumarias, asesinatos, encarcelamientos largo de los presos, etc.

La identificación de enemigos o chivos expiatorios como causa de la unidad
La necesidad de eliminar la amenaza o el adversario hace percibir como peligros las comunidades raciales, étnicas o religiosas, los progresistas, comunistas, socialistas, terroristas, etc., Y lleva a la gente a un frenesí patriótico.

La supremacía del ejército
Aunque los problemas internos son muchos, a los militares se les da una cantidad desproporcionada de los fondos y programas sociales del gobierno nacional se descuidan. Valora a los soldados y el servicio armado por encima del pueblo.


Un sexismo represivo
Los gobiernos de las naciones fascistas tienden a ser dominados casi exclusivamente por hombres. Bajo los regímenes fascistas, los roles tradicionales de género son más rígidos. La oposición al aborto es alta, así como la homofobia y la legislación y las políticas nacionales anti-homosexuales.

Los medios de comunicación bajo control
A veces los medios son controlados directamente por el gobierno, pero en otros casos, los medios son controlados indirectamente por las regulaciones gubernamentales o por los portavoces y líderes simpáticos (a las opiniones del Gobierno).

Una obsesión con la seguridad nacional
El miedo es usado por el gobierno como una herramienta para motivar a las masas.


La amalgama de la religión y el gobierno
Los gobiernos de las naciones fascistas tienden a utilizar la religión más extendida de la nación como una herramienta para manipular la opinión pública. Entre los líderes del gobierno son de uso común la retórica y la terminología religiosa, aunque los jerarcas de la religión sean diametralmente opuestos a las políticas y acciones de gobierno.

La protección del poder corporativo
Esta es la causa de que la aristocracia de la industria y del negocio, en una nación fascista, ponga a los líderes del gobierno en su lugar, creando una relación mutuamente beneficiosa entre las empresas y el gobierno de la élite en el poder.

La supresión del poder de los trabajadores
Como la única amenaza a un gobierno fascista es el poder de las organizaciones de trabajadores, los sindicatos se eliminan por completo o son severamente reprimidos.

Desprecio por los intelectuales y las artes
Las naciones fascistas tienden a promover y tolerar una abierta hostilidad a la educación superior y las academias. No es extraño que los profesores y otros académicos sean censurados e incluso arrestados. La libertad de expresión en el arte es atacada y los gobiernos normalmente rechazan financiar las artes.


Una obsesión con el crimen y el castigo
En los regímenes fascistas, la policía recibe poderes casi ilimitados para hacer cumplir la ley. La gente a menudo acepta pasar por alto los abusos policiales y abandonar libertades civiles en nombre del patriotismo. El poder de la policía nacional es a menudo casi ilimitado en las naciones fascistas.

El reinado del clientelismo y la corrupción
Los régimenes fascistas casi siempre gobiernan con grupos de amigos y asociados a las posiciones del gobierno y se utilizan la autoridad y el poder del gobierno para proteger sus amigos de la obligación de rendir cuentas. En los regímenes fascistas no es extraño que, quienes tienen el poder, roben la propiedad directa de los recursos e incluso los tesoros nacionales.

Fraude electoral
A veces las elecciones en las naciones fascistas son completamente falsas. Otras veces las elecciones son manipuladas por campañas de desprestigio contra los candidatos de la oposición, e incluso su asesinato, el uso de legislación para controlar el número de votantes o los límites del distrito electoral y la manipulación mediática. Las naciones fascistas también usan su sistema judicial para manipular o controlar sistemáticamente las elecciones.

Publicado por Redacción Sirius (en catalán) el Jueves, 27 de enero 2011
http://noticies.sirius.cat/
Original en inglés:
http://globalresearch.ca/articles/BRI411A.html


Archivo