La Casa Europa

La Casa Europa

Haciendo el ridículo: ICV, la estrategia de los idiotas y la prensa del amo


He aquí la encuesta del panfleto sociovergente El Punt -más vergente que socio-, bien nutrido por las ayudas de Montilla ahora y antes de Pujol y su publicidad, sobre las elecciones catalanas y sus resultados:
Quin partit votareu el 28-N?
Reagrupament 2586 41%
Solidaritat Catalana 1852 29.4%
CiU 941 14.9%
ERC 605 9.6%
ICV 97 1.5%
PSC 89 1.4%
PP 75 1.2%
Ciutadans 57 0.9%
Nombre de votants : 6302
Primer vot: Dissabte, 6 de novembre del 2010 21:00
Darrer vot: Diumenge, 7 de novembre del 2010 13:16

Lo único que deja claro el resultado, para el lector avezado, es quien compra el diario y quien lo edita, en este caso CiU y la familia Moll, que domina toda la prensa en catalán provincial. Los recortes presupuestarios de la Generalitat no afectan a todos. En algún caso, como el del diario Avui, no sólo no hay recorte, sino una sustancial ampliación. Este rotativo ha recibido este año 1,5 millones de euros de subvención directa del gobierno de José Montilla por "la convergencia de los sistemas de redacción, comerciales y locales". Quien ha hecho el comentario se ha lucido poniendo el nombre del amo, pero es que cuando se es tonto no hay remedio. Esta ayuda triplica la que percibió el diario Avui el año pasado para la su edición en papel higiénico, que ascendió a 470.500 euros.

El grupo Moll, propietario de El Punt, Avui, Diario de Mallorca, Diario de Ibiza, Levante EMV, Diario de Girona, el manresano Región 7 y el semanario Empordà, ha reducido los ingresos, por la caída de la facturación publicitaria, si bien sigue en números negros, gracias a los amigos del govern: Sus beneficios netos fueron el año pasado de 8,7 millones de euros, un 54% menos que los obtenidos en el ejercicio anterior. La editorial Prensa Ibérica, más conocida como Grupo Moll, ha recortado el volumen de negocio de los 318 a los 278 millones de euros, sobre todo debido a la bajada de las inserciones publicitarias, que han pasado de 130 a 106 millones de euros.

El grupo de la familia Moll, con sede social en Barcelona aunque su cúpula está en Palma de Mallorca, controla varias cabeceras en todo el Estado, sobre todo en los Países Catalanes: Diario de Mallorca, Diario de Ibiza, Levante EMV, Diario de Girona, el manresano Región 7 y el semanario Empordà. Hace unos años, el grupo Moll estableció negociaciones con los accionistas mayoritarios de Segre, con la intención de tener una cabecera en las comarcas de Lleida, pero no se cerró el acuerdo.

La suma de subvenciones directas, tanto a prensa en papel como digital, da el siguiente reparto: Avui, 1,5 millones de euros, El Punt, 1.073.300; Ara, 990.000; El Periódico (Grupo Zeta), 825.001; El Mundo Deportivo (Grupo Godó), 250.000; Regió7, 219.600; Diari de Girona, 211.500; Diari de Tarragona, 180.000; Segre, 125.000, euros. En los casos de El Punt y Avui hay que añadir el importe por la contratación de 2.273 suscripciones: 592.286,12 euros.

La Generalitat ha contratado este año 2.273 suscripciones de los diarios El Punt y Avui por un importe total de 592.286,12 euros (casi 100 millones de pesetas). Las adjudicaciones, publicadas en el DOGC, han sido realizadas por la Conselleria de Gobernación con el visto bueno de Presidencia. Ambos rotativos son propiedad del grupo El Punt, de la familia Moll, desde finales del año pasado.

Al diario El Punt le corresponden 1.116 suscripciones "para los servicios centrales del Departamento de Gobernación y Administraciones Públicas para la red de equipamientos cívicos", según consta en el objeto del contrato. El importe asciende a 300.259,32 euros.

El número de suscripciones contratadas en el diario Avui es de 1.157 y su coste se eleva a 292.026,80 euros. El objeto del contrato es exactamente lo mismo que el correspondiente a El Punt. No consta en el Diario Oficial de la Generalitat que estos contratos se hayan suscrito con ningún otro diario catalán.

A falta de actos, Montilla y Mas venden mentiras en su "prensa libre", la misma que glorifica al capo del fascismo internacional con sede en Roma y se pasa por la ingle la doctrina que, como la misma prensa "libre" a sueldo del amo, sólo sirve para convencer idiotas.

Pero la desvergüenza y el derechismo oportunista no sólo está donde se le supone, entre la derecha que se llama democràtica y que actúa como oligarquía fascista, sino -y es lo peor-, entre los propios socios y estandartes de una coalición que se presenta -y es por parte de EUiA- la única alternativa de verdadera izquierda marxista, que aglutina a la clase trabajadora, sindicalistas, movimientos asociativos y la silenciada intelectualidad progresista, sustituida por voceros y demagogos de larga trayectoria facha -como el ladrillo Vargas- o descaradamente indecentes, como la cosa Sostres. Sin contar las ratas que desde el Manzanares imperial se remojan cada día entre pitonisas y gilipollas. Recordemos que en "castizo" gato significa madrileño, con lo que ya està definida la objetividad cegata de los Rompetechos. Y la inmensa caterva de mediocres y enchufados que llenan de sandeces el papel impreso con pasta pública.

Lo que da más náusea, pues, no es que mientan o manipulen los habituales, sino que, en plena campaña electoral en que tanto se juega, cuando a los comunistas se les ha machacado con que "abrieran" el partido a todos los que pasaban por la calle "para ampliar la izquierda", los señoritos de Gràcia de ICV se monten otros chiringuitos con el único objetivo de joder, precisamente, la única izquierda real, montando un club de gilis en bicicleta, mangantes con pajarita y mucho morro, y tránsfugas sin vergüenza, ética, palabra de honor ni moral que, como el Rome, vive de unos votos robados, compartiendo grupo con un partido dirigido por un farsante de derechas y contrarevolucionario, sin haber avisado antes al votante de lo que iba a hacer el señorito con los votos de los currantes. Es más, escondiéndolo pese a las demandas de quienes sospechábamos lo que cocían hasta consumada la indecencia.

Se repitió la cosa en Valencia, aprovechando que gente colocada no por su ideología, conocimientos o lucha social sino por "razón de género", se largó con el escaño a vivir del cuento, demostrando a los comunistas la razón que tenemos cuando desconfíamos de esos métodos irracionales y perversos de hacer las cosas.

Ahora se repite en Baleares la movidita, encabezada por el adorador Rome del Dalai Lama, tan ignorante e hipócrita como él. Hay que reconocerle en ello coherencia y afinidad.

Y después de las elecciones, en que EUiA ha quedado relegada a invitado de piedra una vez más, vendrá la fusión con la Greenpeace que se fundó en Canadá pero que desde hace más de 20 años controla, desde su sede en Washington muy bien situada y llena de gente mona que no hace absolutamente nada en EEUU más que atacar los intereses de los enemigos del amo, las incongruentes moviditas en que se distrae, con su más que discreto encanto, la burguesía.

Conociendo la ley electoral, cualquiera sabe que esos partidarios de abrir la izquierda a la derecha -como ya llevamos haciendo 30 años- lo único que conseguirán es hundirla y hundirse. Pues la única razón de ir juntos era -en Catalunya- precisamente esa ley electoral que está hecha contra los comunistas, según pública y conocida expresión de don Miguel Herrero de Miñón, su autor, expresada al ahora socialista y antes jeta Santiago mucho Carrillo por la Ser facha o no ser.

¿Y esperan esos idiotas oportunistas que meten la pata en plenas elecciones demostrando una falta de decencia, estrategia e inteligencia tal, que la clase trabajadora les vote en Catalunya?

¿Se extraña alguien de que I.U. suba en las españas y baje ICV-EUiA en Catalunya?

Pues que se lo agradezca a esa panda de imbéciles en bicicleta con pajarita y pico de ganso. Yo mismo lo haría, aplaudiéndoles hasta la ovación, en ambas jetas y una patada en el culo.

¡Hipócritas!


Archivo